HAZ CLICK EN PAUSE SI DESEAS LEER SIN ESCUCHAR LA MUSICA

jueves, 21 de mayo de 2009

Acú chiquitita acú acú


Arrullo de mi madre
***
Ese fue el primer canto que recuerdo de mi tierna infancia: ¨Acú chiquitita acú acú¨. Era la voz dulce de mi madre cantando a su hija recién nacida, mientras con uno de sus dedos estiraba mi labio inferior y dejaba entreabierta mi boca, asi como si acabase de amamantarme. Pienso que eso lo hizo desde que nací, porque con los años posteriores aprendí ese canto y después la ví haciéndolo con cuanto recién nacido llegaba a sus brazos. Los mecía con mucho amor, les hacía cariños, los niños la miraban entre asombrados e interesados en esa señora que les hablaba como si ellos entendieran, después agarraban confianza y se dejaban seguir arrullando, lo cual aprovechaba mamá para sobarlos o levantarles ¨la mollera¨. Mi madre tenía ese don de saber curar a los niños de empacho o de cólicos o con la mollera caída.

A los empachados les ponía unas franelas con ceniza calientita en el estómago durante un breve tiempo, mientras hacía plática con la madre, para saber cuando había iniciado el bebé con los malestares. Después los sobaba con aceite (ricino, almendras o del que tuviese a la mano), primero el estómago, luego volteaba al bebé y le sobaba la espalda, posteriormente con el puño cerrado le daba golpecitos de arriba hacia abajo, después poco a poco con sus dedos iba por cada una de las vertebras de la espina dorsal empujando suavemente, cuando finalizaba, venía la jalada de cuerito (agarrar la piel hacia arriba y estirarla) y de repente se oía como un ruido seco, decía: ¨ ya está curado su hijo¨ y el bebé bien a gusto se quedaba dormido.

Los cólicos los curaba con hierbas principalmente con tés de yerbabuena y algunas otras de las cuales no recuerdo los nombres. Mi madre era una experta en saber lo referente a lo que ahora sé que se conoce como herbolaria. Si tenía una persona dolor de estómago seguro que te decía: ¨ pon tantas ramitas de yerbabuena y te los tomas durante tales días¨, aprendí que el sauco era para las inflamaciones, la sábila para las heridas, la ruda para los oídos inflamados, el azahar para el insomnio o dolores de cabeza, la cáscara de naranja deshidratada para hacer tés para la garganta irritada, las barbas de elote o el canutillo para el mal de orín (cistitis), etc. Tenía un bote grande donde había diferentes frascos y recipientes con diferentes hierbas secas, las cuales podrían durar años y siempre servían. Ese bote siempre estaba cerrado y cuando lo abría se impregnaba un olor mezclado de hierbas en las habitaciones de nuestra casa.

Pero continuaré con lo de ese don para curar a los bebés que tenía mi madre. La mollera caída era otra cosa, me tocó mirar a los bebés con el cráneo hundido a la mitad de la cabeza, las madres llegaban preocupadas y diciéndole a mi madre todos los síntomas: no come bien, hace mucho ruido al mamar, no duerme sus horas, llora mucho. Acostaba al bebé y le sobaba los piecitos, con la palma de su mano los empujaba hacia arriba, luego le sobaba de la nuca y parte de la cabeza sin tocar donde estaba la mollera. Acto seguido sentaba al bebé en las piernas de la madre, se untaba la mano con aceite de oliva y metía uno de los dedos sobre el paladar del bebe y en un solo ademán subía la mollera.

Nunca hubo reclamos contra mi madre, siempre curó los empachos, los cólicos y las molleras caídas de los bebés que le llevaron. Además de todo eso, ella nunca cobró un centavo por ese don que tenía, lo daba con todo el amor a sus semejantes, mi madre fue una mujer increíble, fuera de serie y además nunca faltaba el ´Acú acú¨ mientras suavemente separaba el labio inferior del bebé y éste se quedaba dormido con la boquita semiabierta como si acabase de amamantarse.
***
Nota: En la foto estoy yo en mi primer cumple... seguro que no tenía empacho ni mollera caída, ni mucho menos cólicos con tremendo pastel!
***
Vicky E.Durán
Mayo 2009

8 comentarios:

Guirroma dijo...

AY VICKY CUANTOS TIERNOS RECUERDOS QUE NOS TRAES A LOS QUE SOMOS TUS AMIGOS.
ESE ARRULLO DE TU MADRE ES MUY DULCE ,SUENA DULCE AUNQUE NO SEPA LO QUE DICE.
EN CUANTO A ESAS CURAS,QUE TAMBIEN HACIA MI ABUELA QUE TE PUEDO DECIR O CONTAR,LAS RECUERDOS SIEMPRE.SOLOCON MIRARME DECIA ,GUILLERMITO,TENES FIEBRE VENI,Y NO SE EQUIVOCABA,Y LUEGO ME CURABA ELEMPACHO O EL OJEO,AMI SIEMPRE MEOJEABAN POR QUE ERA MUY LINDO,MUY GUAPO DE CHIQUITO,DESPUES CRECI Y YA NI ME MIRAN.

Rosario dijo...

Mi querida Vicky que hermosura de relato,
Un arruyo muy dulce.
sigue con tus relatos pues son muy hermosos
Un besito desde España, Rosario

JOTACET dijo...

-BRAVO, VICKINITA, BUENÍSIMO RELATO,TE FELICITO,GRACIAS Y UN BESO-
-JOTACET-

Alma Mateos Taborda dijo...

Maravilloso relato, lleno de ternuras infinitas. Me has emocionado mucho. Felicitaciones. Un beso.

**PENTROVA** IRGUHEVA dijo...

Mi bella que ricura de niña, y de pastel!!!! vicki que recuerdos tan hermosos,sabes? no varía mucho la forma que tenian de curarnos las mamys bueno a ti, a mi eran las tias quienes me curaban o sola...me encanta leerte debo decirte que apenas empiezo a leer este blog asi que ya sabes mi tiempo es oro....jejej entro y salgo corriendo cuando no hay moros en la costa,te quiero mucho,sabes? ahora que fui a zamora aprendi un poco mas de su historia realmente es un desperdicio no interesarse uno en sus raises verdad? te felicito bella esto esta hermoso y muy ilustrativo para quienes no sepamos de sonora tu bella tierra que al final d ecuentas ahora se que,santa ana a sido mi tabla de salvacion cuando el carro a fallado cero y van dos jejeje.

Lorena Vázquez Torres...loret dijo...

qué hermoso relato!!!...biki tienes un estilo muy especial para contar y es que estos temas tan mexicanos, tan nuestros tienen un sabor campirano tan atrayente!!...me encantó todo y la foto super tierna!!!

posdata: ese canto maternal!!!...preciosooo!!!

Jorge Arié Cravioto Tellechea dijo...

Es curioso, pero Vicki, la imposición de manos es un don curativo que algunos tienen, principlamente las mujeres, pero se da también en los hombres. El mismo Cristo se valía de ello para curar. Son muy importantes estos relatos porque rescatan la sabiduría antiquísima de la medicina herebolaria para curar cuando no había médicos ni farmacias en los roles de vida. Hoy día pasan a ser conocimientops de medicina alternativa que muchas universidades del mundo estan incluyendo en su curricula. Felicidades amiga por estos artículos. Un beso para ti.
Jorge Arié

**PENTROVA** IRGUHEVA dijo...

Bueno de nuevo te leo uuff tengo que aprovechar cuando puedo jejeje me encanta tu historia besitos.

Publicaciones de La Yaquesita