HAZ CLICK EN PAUSE SI DESEAS LEER SIN ESCUCHAR LA MUSICA

domingo, 13 de noviembre de 2011

Los días de los gatos muertos

(La breve historia de Sazzy mi gatita)


Relato verídico


Siempre me han gustado los gatos. Crecí con ellos, en mi infancia siempre los hubo y también en mi adolescencia. Recuerdo a Pachuca, Zorry y Pochy, pero hubo muchos más en el correr de los años en mi natal Sonora, allá es fácil tener ese tipo de mascotas porque no precisamente los tiene uno dentro de las casas, ya que la mayoría de los hogares allá siempre cuenta con un patio.


Cuando salí de mi pueblo natal para estudiar tuve que olvidarme de mi amor por los felinos ya que los lugares donde viví no eran propios y yo sabía que me estaba vedado tan siquiera en pensar en traer un gato a vivir conmigo, por tal motivo siempre pensaba que una vez que tuviese mi propia casa lo primero que haría es tener uno como mascota.


Pasaron los años, me casé pero nunca se me ocurrió preguntarle a mi futuro marido si le gustaban los gatos y casi pensando por él intenté traer uno a casa, fue como me enteré que no le gustan, así pues que me olvidé de mi intento.


No recuerdo como llegó Sazzy a mi vida, pero llegó tan chiquita y tan débil que yo la alimentaba dándole de comer en su hociquito, la tenía en una cajita de cartón y mi marido me vio tan entusiasmada que aceptó que se quedara en nuestra casa.

Sazzy era cariñosa, tierna, quietecita, trataba de pasar desapercibida cuando mi esposo llegaba, parece que presentía que a él no le daba gusto tenerla en el hogar, así pues tenía bien aprendida la hora que llegaba, entonces ella se escurría y evitaba maullar recio para no molestar con su presencia. En cuanto el se iba al trabajo ella aparecía ante mí, movía la cola muy mimosa y me maullaba pidiendo comida.


Su cuerpo era estilizado, con los colores de Tom de las caricaturas, gris claro con blanco, sus ojos verdes aceitunados, era muy bonita, limpia y bien portadita. Tenia sus platitos para el agua y comida y en otra parte su arena para sus necesidades, nunca me ensucio la casa ni me hizo travesuras. Eso si, no le gustaban los ratones! los cazaba pero no se los comía, durante su estancia no tuvimos esos problemas de roedores, pero un tiempo en el patio aparecieron unas ratas enormes que buscaban comerse la comida que poníamos a los perros. Nuestros perros en ese tiempo eran Loba Roja una pastor alemán y Terry que había nacido de la cruza de nuestra perra con un Belga Malines, por lo que salió bien bonito ejemplar, alto, robusto, de hermosos colores café claro en el cuerpo y el hocico negro.


Estos perros no le hacían nada a Sazzy pues la conocieron desde chiquita y se acostumbraron a ella, por eso mi gatita podía salir libremente al patio sin que la molestaran. Una tarde estando ahí afuera apareció una rata enorme y los perros la corretearon, esta se fue en dirección hacia Sazzy y ella lo que hizo fue que arqueo su cuerpo a un lado para que pasara la rata corriendo y nosotros nos reímos bien a gusto, porque ni siquiera se movió del lugar y siguió como si nada.

Sazzy creció y empezaron las rondas de los gatos por ella, se asomaban por el cerco, por los tejados, los había unos muy elegantes, otros muy traqueteados, pero ella al fin coquetuela y enamorada se dejaba querer. Un tiempo la echamos de menos, no aparecía, cuando en la bodega que teníamos detrás de la casa se oyeron maulliditos muy tenues, la primera cría se había gestado y nacido, aparecieron seis gatitos de la nada, estaban en una caja donde guardábamos periódicos viejos y revistas. Ella me miró como avergonzada, la acaricié y se sintió aceptada. No hubo problemas para en su momento acomodar los gatitos en distintos hogares y de nuevo Sazzy quedo como única mascota felina del hogar.


No tardó mucho tiempo en que se enamorara de nuevo y esta vez no se desapareció, parecía que la habían embarazado con solo mirarla porque no anduvo mucho en sus lides amorosas cuando otra vez ahí en la misma caja de la bodega ahora habían ¡ siete gatitos!, estas nuevas crías fueron mas difíciles de acomodar, no a todas las personas les gustan los gatos así que la mitad siguió ahí en la bodega y crecieron. Recuerdo una gatita en especial que parecía tigre y por eso le puse Tigrita. Mi esposo empezó a quejarse, a cada rato me preguntaba que íbamos a hacer con tanto gato pues aparte uno de los novios de Sazzy un gato negro con patitas blancas pasaba la mayor parte ahí en la bodega con ellos.


Un día mi esposo se encontró un perro callejero tipo pastor alemán aunque mas alto que esta raza, robusto, le gustó mucho no sé porque pues estaba bien feo, su mirada era agresiva, gruñía por cualquier cosa, solo a mi esposo no, como que parece que sabía que al respetarlo se lo estaba ganando y de esa forma tener donde vivir y comer. Le puso Goliat (vaya que hacía honor a su nombre daba miedo verlo), observaba fijamente a uno con una mirada turbia, molesta, quizás sus desventuras en la calle lo hicieron así, desconfiado, hambriento, peleón, gruñón, violento, inquieto, ansioso, con una respiración agitada y cuando dormía se movía mucho y se levantaba ladrando bien fuerte, como que tenia pesadillas.


Era a finales de junio de 1998 y casi coincidió con la llegada de Elsa mi amiga que vino de vacaciones a mi ciudad. Desde que vio a ese perro me dijo: ¨Ay Vickos ese perro me da miedo, lo mira a uno con mucho coraje¨, le conté la historia de su llegada pero me dijo ella que no le daba buena espina su presencia.

En esos días le eché de menos a Sazzy, pensaba que andaría de enamorada otra vez y que ahora si se había ido de conquista, aún y con el novio casi viviendo en casa, ese gato negro fiel que se la llevaba con ella y los otros gatos. Justo al tercer día de no verla me dijo Elsa: ¨Ya sé lo que pasó con tu gatita… está muerta¨, sentí un nudo en la garganta cuando me dijo eso, me llevó a donde estaba su cuerpecito, justo debajo de un riel donde se apoyaba la casa, la sacamos, estaba ya en proceso de descomposición, la revisé, no le encontré heridas visibles, por lo cual pensamos que algo que había comido le había provocado la muerte o alguna picadura de un animal. Me dio mucha tristeza su muerte, lloré, se me había ido mi querida Sazzy, vino en silencio y se fue en silencio.


A los dos días de eso apareció la mitad de un gato muerto en el porche de la casa, de la mitad del cuerpo hacia la cola, no estaba ni la cabeza ni las patas delanteras, buscamos el resto del cuerpo y nunca los encontramos, fue como empecé a sospechar que el causante era Goliat, se lo dije a mi esposo, el no lo creyó pero me prometió que pasando el fin de semana lo regalaría.

Luego nuestros perros ya estaban estresados, Goliat los tenía todos asustados y dominados, casi no ladraban, se la llevaban escondidos, pues desde que este perro apareció en la casa se adueñó de su territorio y andaba libremente por donde quiera y a cada rato les gruñía.


El fin de semana estuvimos fuera de casa, fuimos a un retiro espiritual y cuando regresamos por la tarde del domingo, encontramos muy asustados a Elsa y mis cuñados que habían llegado a visitarnos. Nos contaron que estando viendo películas de pronto se oyó un maullar lastimoso y era la Tigrita que Goliat la traía en el hocico intentando comérsela, como pudo ella se defendió y se fue corriendo hacia debajo de la casa con los intestinos de fuera arrastrando, ellos le gritaban al perro de adentro de la casa pero él les gruñía, los miraba muy feo y amenazante, con la sangre en el hocico y como echando espuma. Justo cuando ocurría eso llegamos nosotros, yo me puse histérica al imaginar a Tigrita herida, la sacaron ya agonizante, murió en ese instante.


Elsa me compartió que durante la tarde de ese día cuando ella regresó a la casa y quiso entrar el perro le gruñó así como si fuera un marido celoso, la escoltó hasta la entrada y después a través de la puerta de cristal se le quedaba viendo amenazador. Como película de terror ella evitó mirar hacia afuera donde todo ese tiempo no se movió el can hasta que llegaron mis cuñados y ya trató de olvidarse de ese incidente.


Mis cuñados estaba muy asustados y en forma atropellada intentaban decirnos todo lo ocurrido, el perro cuando vio a mi esposo le movió la cola como si fuese muy bonachón y tranquilo, jamás había visto yo un animal tan hipócrita o bipolar, inmediatamente le exigí que lo sacara de la casa, mas por verme como estaba lo hizo que por voluntad propia, agarro Goliat y lo puso afuera de los límites del cerco que protegía nuestra casa, se perdió en la oscuridad de la noche, al fin había vuelto a donde se sentía seguro: la calle.


Esa noche todo volvió a la normalidad, nuestros perros se acercaron a nosotros en señal de agradecimiento, se sentían relajados, el perro indeseable había partido y unas horas después, Elsa me dijo que me asomara al patio trasero, ahí de espaldas estaba el gato negro novio de Sazzy, a sus extremos estaban un gatito y una gatita, los únicos hijos de mi mascota que habían sobrevivido. Era una imagen tierna, nostálgica, era como si un padre estuviese con sus vástagos diciéndoles que la tragedia había pasado y que debían recordar con cariño a su madre y hermanos. Elsa me dijo tratando de evitar la tristeza: ¨ Al verlo me hace recordar la canción del gato viudo¨.


Fue la última vez que vi al gato negro y al gato hijo de Sazzy. La otra gatita que por cierto se parecía mucho a Sazzy regresó algunas veces durante los tres años siguientes, sólo a parir gatitos en la misma bodega, pero ya no conservamos ninguno.

La mañana siguiente de la corrida de Goliat, eran aproximadamente las 6:00 horas, oímos unos ladridos potentes, era él, insistía en entrar, nos miraba amenazador y reclamaba sus dominios. Todo el día anduvo rondando la casa y nuestros perros asustadizos con su presencia ni siquiera le ladraban. Por la tarde mi esposo lo subió al carro y lo llevó a regalar. No volví a saber de ese perro.


Ahora pienso que Goliat quizás sufrió mucho en sus andanzas en la calle, ¿ cuánto maltrato no habrá sufrido?, ¿ cuántas veces estuvo sin comer? ¿Cuántas lluvias, frio, calor, sed? Me da mucha lástima ver perros callejeros pero ahora si la pensaría muy seriamente en recoger alguno ya grande, aunque años después de eso recogí a un perrito callejero al que le puse Pirata, pero al ser cachorro aún se adaptó muy bien al hogar.


Y heme aquí, aunque me gustan los gatos no tengo ninguno más que de adornos. Esos no maúllan ni ronronean, ni se me suben a las piernas para que los acaricie, pero soy feliz de tenerlos conmigo, son un tributo que rindo a Sazzy, mi hermosa gatita de la cual guardo un bello recuerdo.


Vicky E.Durán

Noviembre 2011

lunes, 23 de mayo de 2011

¡ Yo soy el Gran Cañón !

Sentirse parte de la naturaleza
sentirse un pequeño ser de la creación
paz, grandeza, espiritualidad,
parte del color rojo del suelo,
plenitud, presencia divina,
silencio, lenguaje del viento, respeto,
sosiego, atracción, magnetismo,
hábitat, sentirse en casa,
lenguaje impreso en las piedras,
comprensión, libertad, semejanza, familiaridad…

Y no importa quien seas
todos somos nativos y pobladores de este mundo,
todos tuvimos un principio, muchos un fin,
como alguna vez lo tendremos nosotros
y por eso… no somos los únicos aquí,
pero es la sensación de pertenencia
a un lugar, a un espacio, a una gente,
algo que traemos enraizado en el fondo de nuestra alma,
el llamado de la sangre indígena,
lo que nos dá la plenitud y el sabernos respetados
aun sin mediar palabras
es no haberse visto nunca y aun asi conocerse,
con solo una mirada encontrar
al abuelo ancestral
al sabio de la tribu
a la madre naturaleza
a la hermana silvestre
al hijo del viento,
al nieto que te mira y te sonríe en su inocencia…

Es tener amor a la tierra,
tomar en un puño la flor del campo y no cortarla
montar a puro pelo el caballo salvaje
y al águila pedir que nos entregue su pluma sagrada,
al bisonte respetarlo y solo cazarlo para comer
nunca por diversión ni deporte
es sembrar el alimento, cosechar lo necesario
y lo demás compartirlo con los seres vivos,
es imitar los sonidos del aire, de la lluvia, del búho,
de la paloma, del lobo, del ser humano mismo… civilizado…

¡ Yo soy el Gran Cañón!
¡ Soy Machú Pichú!
¡Soy Chichen Itzá!
¡ Y puedo ser la Sierra Tarahumara!
Mis pies descalzos vienen caminando
por tiempos milenarios
dejando las huellas en las nuevas generaciones
donde el respeto y el amor a los orígenes
vuelvan a formar parte del seno familiar
donde se escuche al anciano
donde se ame al padre y a la madre
donde nunca falte el abrazo al hermano
y el cuidado a los pequeños…

L a piedra roja del Gran Cañón
tiene la piel del indio
y da color a sus casas y artesanías,
polvo rojizo que lleva el viento
y en las alas del cóndor se vuelve nube roja,
difuminándose como lluvia en el río
bañando el rostro hermoso de la india
y tapiza su cuerpo con maquillaje natural
en tonos ladrillo y terracota
y al Navajo que bebe el agua
le colorea el corazón.

Rio Colorado que canta y arrulla al niño
que duerme en el regazo de su madre
sus deditos juegan con los cabellos largos
que negros y sedosos porta en una trenza,
atardecer que va llevándose tan magno paisaje
volviendo mas intenso el rojo de sus montañas
como si un pincel llevado por la mano de Dios
pintara como único el hermoso contraste
donde los ojos no son bastantes para apreciar
tan digna obra, tan hermoso cuadro, tan magistral belleza…
cierro mis ojos, respiro, doy gracias al Creador
por estar en este lugar que me hace sentir mas su presencia…

¡ Yo soy el Gran Cañón!
me dice la mirada triste del indio
que desde hace mucho tiempo ha sido relegado a reservas
donde le han quitado sus tierras
donde los han señalado con el dedo
donde la civilización los ha ido alcanzando
¡ Yo soy el Gran Cañón!
me dice la niña indígena que me mira intrigada
me observa cautelosa, seria, dudosa,
le sonrío y agarra confianza… me sonríe
se identifica conmigo en un solo instante
luego, sin hablar sigue caminando.

¡ Yo soy el Gran Cañón !
me dice la música ancestral que oigo
que tarareo inconsciente
adentrándome profundamente en los misterios
que se me presentan
mi cuerpo quiere danzar esa música que nadie mas escucha
sólo yo la traigo dentro, me mueve, me transporta
vagamente a épocas remotas,
se que alguna vez la escuché, no recuerdo dónde,
pero esta en mí, en todo mi ser.

¡ Yo soy el Gran Cañón!
me dice una india bonita que me arrulla
me dice palabras dulces y tiernas
sus manos me tocan la cara
me peina una trenza y me pone una flor
me besa, me entrega su corazón
y en un silbido del viento que llega
insiste…
¡ Yo soy el Gran Cañón!
Y tú… tu eres mi hija amada…

Vicky E.Durán
En recuerdo a mi visita al Gran Cañon (Grand Canyon, USA) Mayo 2011 y para los pobladores indígenas que llaman como su casa a ese lugar: Tribus Zuni, Hopi, Pauite, Havasupai, Hualapai, Yavapai, Apache y Navajo.

viernes, 8 de abril de 2011

A María Félix (Dueto Elsa A. Ortega-Vicky E.Durán)


De Álamos naciente bajo el sol refulgente

dama talentosa de mirada airosa

con el garbo de la que se sabe bella

y tan lejana como una estrella.


Sus admiradores embelesados

por ella altiva… ¡ desdeñados!

mujer de la palabra franca y determinante

de ojos bellos, fijos y fulminantes.


Con cuidado peinaba su pelo glamoroso

su silueta enfundada en fino rebozo,

era tan brillante que opacaba su diamante

¡no necesitaba oro para ser elegante!


Sus manos parecían de seda cuando acariciaban,

Sus labios rojos dientes blancos portaban,

sus pestañas hermosos ojos negros sombreaban

fueron pulidas fielmente por quienes la amaban.


Ni las minas sonorenses tenían piedra tan preciosa

su belleza era la preciada joya de tan hermosa,

sus pies de nácar y descalzos por el Desierto de Sonora

dejaban huellas, marcaban senderos de una gran Señora.


Su piel de pétalo de rosa no portaba maquillaje

el rubor de sus mejillas era de fino linaje

su silueta parecía esculpida como Venus y Afrodita

¡en México había nacido la mujer más bonita!


Siempre en su vida tuvo buena estrella

siempre fue considerada de las más bellas,

sus desplantes siempre tenían justificante

jamás se dejo humillar, siempre desafiante.


Si de verdad la querías interesar

de toros le habrías de hablar

para ella Manolete era su torero valiente

lo pregonaba donde estaba presente.


Quien mató muriendo, murió matando

y bajo el atardecer se fue suspirando,

ofrendaba su vida ante el toro que la tarde

le quito la vida en un descuido, haciendo alarde.


La bella diva mexicana fue versátil y admirada

por muchos pintores modelo idealizada

varios amores solo de uno enamorada

un hijo que se fue antes dejándola desconsolada.


A otro mozo dejo llorando

el mozo era su país mexicano

y enamorada en pos del extranjero

Paris siempre le dio consuelo.


¿ Porque no se fijo en un indio sonorense

de los yaquis como ella y sus parientes?

porque los indios la veían como una diosa

no se atrevían a mandarle siquiera una rosa.


Se sentían indignos de pisar sus huellas

de recoger sus pañuelos que seguían estelas

la María Bonita dejó muchos corazones llorando

¡ y un país entero la sigue extrañando!


María Félix

(08 Abril 1914- 08 Abril 2002)

Biografía:

La última diva del cine mexicano, la actriz María de los Ángeles Félix Güereña mejor conocida como María Félix, nació el 08 de Abril de 1914, en el Rancho El Quiriego, en Álamos, de el valiente y norteño estado de Sonora, México, en plena Revolución Mexicana, un período pleno de orgullo nacional y dominio del hombre. Considerada la gran diva de México y la actriz más internacional de su país, después de Dolores del Río.

El Quiriego quedaría atrás pero se convirtió a lo largo de los años en todo un mito de orgullo y ensoñación:

¨Yo nací en Alamos, bajo un solo de fuego. Nada me puede quemar¨

¨La gente de Sonora somos distintos, no se nos nota?¨

Las estrellas no tienen edad, el recuerdo para el espectador será esa primera aparición de el rostro de María en su primera película "El Peñón de las Animas", bajo un sombrero una cara hermosísima mira y hechiza al espectador con esa mirada María conquistó el mundo. Se casó cuatro veces, entre sus espsosos fueron Agustín Lara y Jorge Negrete (su coprotagonista en su primera película). A pesar de que Lara no era un hombre guapo, María Félix estaba completamente enamorada y afirma "Yo lo veía guapo. La guapeza no es sólo un físico atractivo, un hombre guapo es un macho con palabras de amor". Agustín Lara compuso muchas de sus más bellas canciones, varias de ellas dedicadas a María : " El Chotiz Madrid", "Humo en los Ojos" y " María Bonita". Esta canción es considerada el Himno de María, y era tocado cada vez que ella hacía una aparición pública. El matrimonio de María Felix acabó a causa de los celos excesivos de Agustín. María Felix decía que todos sus hombres habían sido sexys. Y definía a quien era tal: ¨Aquel con el que tenía ganas de hacer el amor cuando lo veía vestido¨. No se volvió a casar pero pasó los últimos años de su vida con Antoine Pzapoff entre México y París, Francia.

María Félix inició su carrera cinematográfica con un estelar en El peñón de las Ánimas (1942) al lado de Jorge Negrete. Esta película fue un gran éxito y así comenzó el mito de María Félix. Ella rompió con el estereotipo de la mujer mexicana de la época: campesina y sumisa. Igual que su país: "tan cerca de Estados Unidos y tan lejos de Dios", parecía inevitable que la devorara la máquina de los sueños de Hollywood. Pero se resistió. Su argumento fue que no quería aprender inglés ni le gustaban los papeles de india que le ofrecían: "No nací para cargar canastos", dijo. Si algo perdió con esta decisión, lo compensó con la adhesión popular y la admiración de los intelectuales de su país y del Viejo Mundo. Su última aparición cinematográfica, en La Generala (1970), Muchos especialistas afirman que María Félix siempre se interpretó a sí misma en todas sus películas. Entre sus películas estan La Generala, La Valentina, La Bandida, Estrella vacía, La cucaracha, Tizoc, La escondida, El rapto, La bella Otero, Maclovia, Río Escondido, Enamorada, Doña Barbara, la Diosa Arrodillada y muchas más.

Frases Dichas Por "La Doña" :

"A mi no me impresiona nadie con el precio, pero si con los resultados"

"A una actriz no se le investiga...se le inventa"

"Sólo he sido una mujer con corazón de hombre"

"La mejor manera de amar a alguien es aceptarlo tal como es, eso es lo que yo hago con Antoine, no es fácil, pero sólo amar a los pendejos es fácil"

"Yo fui la primera que dije que el TLC no nos serviría, sólo para ponernos encima la bota de los gringos. Ahora los mexicanos sólo servimos para vender tacos y fritangas en las esquinas de nuestra bella ciudad"

"No me gusta la ayuda...cuando te la pida, tú me ayudas"

"Yo no me creo la Divina Garza… ¡Yo soy la Divina Garza!". Esta fue la tajante respuesta que le dio La Doña al popular conductor y animador de la televisión mexicana, Paco Malgesto, cuando éste le preguntó si se creía la “Divina Garza”, durante una entrevista en un antiguo y popular programa de los años sesenta llamado “La hora del Orange Crush”.

Refiriéndose a cómo son las mujeres en el sexo:

"Un hombre tiene que ser escultura para satisfacer, una mujer para satisfacer solo sonríe, porque no es lo mismo tener el brazo tendido que la boca abierta."

Cuando una reportera le preguntó su edad, María contestó:

"Mire, señorita, yo he estado muy ocupada viviendo mi vida y no he tenido tiempo para contarla"

"Me parece un poco difícil hablar de mí, el hablar de mí es muy severo, porque soy mucho mejor de lo que parezco"

"Yo no soy 'populachera' para nada, el público me ama, el público me respeta, pero con un amor elevado al cubo"

"Yo nunca he criticado a las lesbianas ni a los homosexuales. Lo que hacen las gentes de la cintura para abajo son sus historias, no las mías"

" Los diamantes no son la vida, ah, pero como quitan los nervios¨

Las flores son un mal negocio: duran un día y hay que agradecerlas un mes.María Félix, actriz.

" Yo no soy ejemplo de nada ".

¨Primero número uno que número dos ".

" No es suficiente ser bonita, hay que saberlo ser "

.“Para qué nací bonita, mejor me hubiera quedado como las chachas de mi pueblo”, (María Félix, “La Estrella Vacía”, 1960).

“Las mexicanas no necesitan irse a la cama, basta una mirada para que queden embarazadas”. Declaraciones fuertes de la Félix, sólo ella era capaz de hacerlo.

"Siempre he hecho las cosas como quería", dijo en 1994 al diario español "El País". Si no quería un galán, me daban otro, si no quería una cosa, se cambiaba. Y me parecía muy normal, porque siempre fue así".
"YO NO ME ACUERDO QUE NADIE ME HAYA ESCOGIDO. SIEMPRE CREO QUE HE SIDO YO, POR ESO ME HE DIVERTIDO JUSTAMENTE"
"ESTOY ACOSTUMBRADA A TENER HOMBRES ANSIOSOS, Y A CONTESTARLES: NO ERES EL ÚNICO QUE HA ARRUINADO SU VIDA POR MI"
"LA CABELLERA ES UN MEDIO DE EXPRESIÓN... Y NO ES CIERTO QUÉ UNA NEGRA CABELLERA, AYUDA A LA MUJER PARA MEJOR EXPRESAR SU ALTIVEZ O SU DESDÉN?"
"LA INICIATIVA, EN MI VIDA LA HE LLEVADO YO, LA PRUEBA ES QUE HE ESCOGIDO LAS GENTES CON LAS QUE YO HE VIVIDO, HAN SIDO ESCOGIDAS POR MÍ. NO ME ESCOGIERON NUNCA. YO ESCOGÍ, DIJE CON ESTA PERSONA QUIERO..."

Su muerte:

Ejemplo de belleza, inteligencia, fuerza, determinación, franqueza, glamour y elegancia, un gran orgullo mexicano, La Doña, La Diva, La Mexicana, La María Bonita falleció en su casa en la Ciudad de México el día 08 de Abril del 2002. El día en que falleció la Gran Diva de México, fue depositado su cuerpo inerte en un féretro y así fue transportado de su residencia de la Colonia Polanco en la Ciudad de México al majestuoso Palacio de Bellas Artes. El cortejo fúnebre fue flanqueado por una escolta de motociclistas y gente del pueblo que la acompañó, la vitoreó y la aplaudió a su paso por las diferentes calles por donde desfiló hasta llegar a su destino en la gran ciudad. Nada, sin embargo, empañó el cariño y la admiración que le tenían los mexicanos. El día de sus funerales, el público apostado en el camino hacia el Cementerio del Panteón Francés, junto con las flores, las pancartas y las fotos de la actriz le gritaba: "¡Viva María Bonita!", "¡Viva La Doña!".

Libro Recomendado: Todas mis guerras

Links recomendados en You tube se pueden encontrar escenas de películas de ella, canciones que le han dedicado, imágenes y las últimas entrevistas para televisión. Me llena de orgullo participarles de esta gran actriz, porque es de mi tierra sonorense y el 08 de Abril del 2008 es su aniversario luctuoso... nació un 08 de Abril y falleció un 08 de Abril... pocas personas tienen ese regalo en su vida y en su muerte.

¨Según la tradición judía, solamente a la gente muy bendecida por Dios se le concede el privilegio especial de morir el mismo día de su cumpleaños¨

miércoles, 23 de marzo de 2011

Ultimo atardecer en el Desierto de Altar

Recorriendo el Desierto de Altar, bajo el cristal empañado por la lluvia y unas lágrimas que rasan alicaída mirada. Furtivos ojos reciben los colores de un ocaso que languidece, trayecto lento, pausado, tormentoso, el sol juega a esconderse. Oigo una música lejana, acordes llenos de nostalgia que se adentran como un murmullo incoherente, como de mujeres rezando, casi inaudible. Mi soledad se hace más evidente, pierdo el sentido del tiempo y del espacio, siento perderme en estas arenas desérticas, que cambian la forma en cada viento, adoptan distintas siluetas, me imagino pisando diferentes suelos, dejando huellas marcadas en las dunas que en un segundo desaparecen… caminar entre espinas y abrojos, sentir el fuego que palpita en las entrañas de esta tierra infértil, sentirme la princesa del Sahara en una casa de paredes de telas esperando el amor de un Lawrence de Arabia, enigmático, interesante, guapo, amoroso y fiel… no como el amor tantas veces buscado y no encontrado.

Volver la vista atrás y ver que es más fácil seguir adelante que repetir los senderos equivocados y difíciles de la vida, laberintos que conducen a nada, lagrimas ya secas en la piel ajada por el sufrimiento, abyecta mirada de ojos negros guardan vestigios de otros oasis y vergeles consumidos. Tormenta del desierto, lluvia seca que se seca sin llegar al suelo, heladas gotas transformada en segundos en vahos calientes; electrificantes rayos, estruendos del choque entre nubes rojas; fulminantes luces que ciegan mi mente obnubilada… miro sin ver, ojos perdidos en el horizonte, soy ciega ante ese crepúsculo desértico, estoy invidente no obstante el arcoíris que me pinta Dios ante mis ojos… ultimo atardecer y las notas tristes siguen tocando, llegan imperceptibles estremeciéndome el corazón…

Desierto de Altar de sinuosos caminos, de veredas perdidas en la flora y arenas movedizas, una mujer con cabellos al viento y baños de sol en la piel, llora inconsolable en la cima de El Pinacate queriendo arrojarse al vacío negro que atrae hasta el fondo de su volcán, queriendo convertirse en lava ardiente que consuma cada poro de su piel…

Vicky E.Durán
Julio 2010
Desierto de Altar, Sonora, México

lunes, 24 de enero de 2011

Pelusita al viento (Otra prueba mas...)

Se desmadejan como hilos de seda
antes se quedaban donde deben estar,

ahora miro mis manos, mis dedos ensortijados

rizos incontables en el peine de marfil…

Como pluma y pelusas los pelos de ángel

el velo oscuro me está siendo quitado

y la frondosa negrura cae a mis pies

su único freno es el suelo

filamentos incontables no alcanzo a sumar…

*

Permanezco inmóvil, impávida, estática

como si eso fuese un remedio a lo inevitable,

me siento como flor silvestre… diente de león

tratando de esconderme entre la maleza

cuando tan solo un leve aire amenaza ir a donde estoy…

Soy flor que temo al rocío

a la ínfima lluvia que insiste en caer

partículas de agua se llevan preciado tesoro

gotas heladas segando los campos

los trigales otrora llenos de espigas

los granos ya no entregarán…

*

Molinillo cuyas astas entregas al viento

veo enorme boca soplando insistente

aleteo peligroso del colibrí enamorado

que se acerca al negro clavel bravo

los estambres que tejían caminos sinuosos

van desapareciendo como nubes fugaces…

lianas resistentes colgantes del frondo roble

donde un Tarzán se paseaba tras una Jane

ya no existen más…

*

Cabellos de plata, de oro y de cobre

tintada negrura cual noche azabache

ya se difuminará…

Mechones que enmarcaban rostro sereno

se convierten en hebras delgadas, etéreas,

que van descubriendo tras débil flequillo

unos ojos negros y tristes sin lágrimas ya…

Coletas de colegiala en mis recuerdos

cola de caballo diseñada por manos maternales

trenzas incorpóreas atan pelo imaginario

que cuelgan sobre el cuello con cintas de color…

*

Lazos blancos en mi pelusita de nena

diademas rosas en mi pubertad

listones amarillos rodeaban mi frente

cuando adolescente encontré el amor…

un broche de oro prendió los negros bucles

al encontrar el destino que siempre busqué,

y un moño rojo acompañaba la melena de india

cuando me enfrenté a los laberintos de la pasión…

*

Ahora la madeja ha sido diezmada

la cabellera porta muy pocos cabellos

cada día van siendo menos sin causa visible

como si dedos intangibles los arrancaran

siento que vuelan como pájaros negros

alzando cada día un nuevo vuelo

como si la estación de emigrar iniciara

me siento desnuda aún vestida

siento mas el frío aunque esté abrigada

y el invierno ya casi en su despedida

dejase la puerta entreabierta para que no lo olvidara…

*

¡ Amor mío!

¡ Ven ! ¡ Dame tu pañuelo! ¡ Dame tu libro !

O tu cofre de oro

O ¡ Dame tu mano! donde pueda depositar

aunque sea un mechón del cabello que tanto admiraste

quizás mañana… o un dia de estos ya no pueda mas…

Tal vez sólo te quede el consuelo

de la imagen impresa

de un cabello negro y brillante

que como noche oscura relucía con broches de estrellas

y la luna de plata bañando su sinousidad…

¡ Ven pronto ¡ y da una caricia a su sedosidad…

*

¡ Ven enjuga las lágrimas tristes que pronto brotarán!

¡ no hay peor castigo para una india

que perder su tesoro, su velo de novia, su ofrenda ante el altar!

¡ No hay peor humillación!

Al no tener donde sembrar los azahares

como cubrir su cuerpo cuando sus prendas lava en el río

no tener las trenzas tejidas que el amado insistirá en soltar

no saber dónde poner el aceite perfumado

cada noche que el amor la cobijará…

¡ Ven y besa mi frente!

Consuela mis congojas y mi miedo

deposita en mis labios un beso

que me diga esa palabra que necesito…

que aun en la aridez se dan bellas flores

y que el desierto las sabe cuidar

dime con la certeza sincera

que me haga sentir que esto…

esto… solo es una prueba más…

*

Vicky E.Durán

Enero 2011

Publicaciones de La Yaquesita